Al llegar el verano… cuida tus ojos

Durante el verano, nos preocupamos mucho por proteger nuestra piel de la exposición a la luz solar, pero, muchas veces, nos olvidamos que nuestros ojos también requieren de protección.

Es importante saber que los ojos son veinte veces más sensibles que la piel a los rayos ultravioletas A y B y que una sobreexposición a la luz solar puede provocar afecciones como conjuntivitis y queratitis (daño en la córnea).

En ocasiones, se producen, incluso, problemas degenerativos graves, como cataratas y alteraciones de la retina.

Por ello, se debe evitar la exposición prolongada al sol en las horas de máxima luminosidad o intensidad y elegir unas gafas de sol adecuadas, consultando siempre con un experto en óptica, y teniendo cuidado con las gafas de imitación.
.
Sin embargo, el sol no es el único factor que puede afectar los ojos en esta época del año. A continuación, se presentan otros factores que pueden fomentar la aparición de enfermedades oculares.


Otras causas frecuentes de problemas oculares en verano

La playa. El agua del mar, por sí sola, no suele provocar infecciones oculares, a menos que exista una importante contaminación o desembocaduras de residuos cercana. Por lo general, el agua del mar suele estar limpia. Sin embargo, la alta concentración en sal puede resultar molesta para los ojos delicados y provocar una conjuntivitis irritativa. En ese caso, se aconseja utilizar frecuentemente la ducha ocular de agua dulce después del baño y emplear también lágrimas artificiales.

Aires acondicionados. El aire acondicionado reseca el ambiente y, como consecuencia, también los ojos. Las lentillas en estos casos son un elemento favorecedor de esa sequedad. Si además trabajamos delante del ordenador y nos exponemos mucho tiempo a esta climatización, el problema aumenta. Para evitarlo, hay que utilizar colirio hidratante y parpadear a menudo.

Deporte. La práctica de determinados deportes al aire libre expone los ojos a las agresiones producidas por el sol, el viento lo que favorece la entrada de cuerpos extraños en los ojos (tierra, polvo, pequeñas partículas, etcétera), que pueden provocar irritaciones o dañar la superficie ocular. Cuando se practiquen deportes al aire libre en verano se recomienda proteger los ojos con unas gafas adecuadas.

Infecciones oculares. El ambiente cálido es propicio para la transmisión de enfermedades oculares víricas o bacterianas. Los virus tienen una gran facilidad para propagarse. Estas infecciones son más frecuentes en contacto con el agua, especialmente en las piscinas y agua contaminada, recomendándose el uso de gafas acuáticas para impedir el contacto del agua con las conjuntivas.

Partículas en suspensión. La lluvia provoca partículas en suspensión, generando ambientes que favorecen las alergias oculares.Las personas que padezcan alguna alergia deben tener especial atención a este fenómeno y protegerse especialmente en estos días.

Se deberá acudir al médico si se observa:
• Dolores intensos e inusuales de cabeza
• Fotofobia (intolerancia anormal a la luz),
• Lagrimeo
• Irritación ocular, dolor o problemas de visión.
• Sensación de “chispazos”, manchas al intentar leer, o cualquier otra alteración ocular que no hayamos observado antes.

remedios populares

loading...
Deseas apoyarnos

Saludnaturalybelleza.com es una comunidad que no tiene ánimo de lucro que se apoya en subvenciones y donaciones de personas como tú. Si todas las personas que leen donan unos dólares, obtendremos los fondos suficientes para seguir llevando alternativas naturales. Puede conocer más en:

consultas.bellezanatural@gmail.com

www.saludnaturalybelleza.com/donaciones.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *