Estoy siempre a dieta ¿Sufro de permarexia?

permarexiaEs importante vigilar nuestro peso, ya que la obesidad está relacionado con un sinnúmero de dolencias como los trastornos cardiovasculares, diabetes y hasta el cáncer.

Sin embargo, si nos obsesionamos con el contenido calórico de los alimentos y su influencia en el aumento de peso y estamos constantemente sometidas a dietas muy restrictivas, podemos estar sufriendo de permarexia.

Éste es un trastorno de la conducta alimentaria. El término “permanexia” se usó, por primera vez, en Florida en el año 2003 para referirse a las personas que viven permanentemente en dieta llegando a convertir la pérdida de peso una auténtica obsesión que puede poner en peligro la propia salud.

Factores que predisponen a padecerla

El conjunto de circunstancias que explican el porqué alguien es más o menos vulnerable a desarrollar un trastorno de la conducta alimentaria es muy complejo. El origen de la permarexia se halla en múltiples causas y depende de la conjunción de factores de distintos tipos:

Genéticos: los trastornos de la conducta alimentaria tienen un carácter hereditario, de manera que su presencia en algún miembro de la familia puede ser indicio de una mayor predisposición a padecerla.

Biológicos: se detecta una mayor presencia de este trastorno en el sexo femenino y durante la adolescencia.

Psicológicos: entre otros rasgos, este trastorno se da en personas de baja autoestima y con poca capacidad de relación social, con elevados niveles de autocrítica y perfeccionismo, así como con un alto rendimiento escolar.

Socio-culturales: la permarexia predomina en sociedades donde la extrema delgadez se utiliza como símbolo de belleza y éxito.

Familiares: existe una mayor incidencia en familias con problemas relaciónales (sobre-protección, trastornos afectivos de los padres o largas ausencias del padre, entre otros).

Aquellas personas que cumplan con estas características serán más susceptibles de sufrir permarexia o cualquier otro tipo de trastorno de la conducta alimentaria.

No obstante, hará falta la presencia de un factor precipitante para que se desencadene la enfermedad, como por ejemplo, una acusada insatisfacción con el peso y figura corporal, circunstancias estresantes como la pérdida de un familiar o la realización de planes dietéticos incorrectamente pautados.

Señales de alerta

Hazte este autotest y comprueba si estás comenzando a obsesionarte con tu peso.

Empiezas a probar todas las dietas que encuentras o que te recomiendan, aunque sea “sólo para ver si funcionan”.

Sigues un control obsesivo de las calorías que contienen los alimentos que van a consumir.

Consumes de forma frecuente productos ricos en fibra, polivitamínicos y diuréticos.

Te sientes mal con tu peso y con tu aspecto y siempre piensas que te sobran algunos kilos.

Empiezas a estar obsesionado con adelgazar y alegas que sólo es por motivos de salud.

Alardeas de tus conocimientos en materia de nutrición, y por ello dices que conoces toda clase de dietas y las pruebas personalmente.

Sufres fluctuaciones constantes de peso como consecuencia del efecto rebote de las dietas que practicas. Si has contestado que sí a más de na de estas preguntas, consulta con un equipo multidisciplinario en el que haya, como mínimo, un psicólogo especialista en trastornos de la conducta alimentaria y el apoyo de un dietista-nutricionista.

anorexia

loading...
Deseas apoyarnos

Saludnaturalybelleza.com es una comunidad que no tiene ánimo de lucro que se apoya en subvenciones y donaciones de personas como tú. Si todas las personas que leen donan unos dólares, obtendremos los fondos suficientes para seguir llevando alternativas naturales. Puede conocer más en:

consultas.bellezanatural@gmail.com

www.saludnaturalybelleza.com/donaciones.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *