Me gusta la limpieza ¿Soy misofóbica?

misofobiaMuchas personas les gusta la limpieza y el orden en su casa.  Incluso, no les gusta estar en ambientes contaminados y llenos de polvo, humo, etc. lo cual se puede considerar normal.

Sin embargo, cuando la rutina de aseo se vuelve cada día más extrema, se vive con miedo constante de tocar objetos sucios (botones de elevadores, barandas de escaleras, teléfonos públicos, etc) o de contraer alguna enfermedad infecciosa,  entonces,  es probable que se sea misofóbico.

¿En qué consiste?

La misofobia (de las palabras griegas “mysos” suciedad y “phobos” miedo), recibe también los nombres de germofobia, bacilofobia o bacteriofobia, es el término psicológico que se utiliza para definir a quienes experimentan un persistente, desmedido, e irracional miedo al contacto con la suciedad, por temor a las enfermedades que puede producir. 

Creencias inciertas

Estas personas están convencidas de que los agentes que que habitan en el ambiente los contaminarán. Aunque cualquier individuo en condiciones normales puede afrontar y superar la posibilidad de ensuciarse al tocar la baranda del autobús, un misofóbico no puede lidiar con la incertidumbre, y llega hasta el punto de preferir no arriesgarse.

¿De dónde viene?

Aunque se desconocen las causas, se sabe que se puede presentar en distintos niveles en todas las edades, que es un perturbación neurobiológica en la que influyen diversos factores, y que en ocasiones está relacionada con situaciones traumáticas, como por ejemplo, la etapa perinatal, en la que el bebé tiene contacto con distintas formas de material biológico como: sangre, secreciones vaginales, heces y orina.

¿Cómo identifícalos?

Quienes padecen este trastorno, se caracterizan por:

■ No tocar nada ni a nadie, a menos que tengan guantes o algo que cubra sus manos.
■ Evitar el contacto con otras personas, incluyendo su familia, por miedo a contagiar o contagiarse de enfermedades.
■ Cambiarse de ropa al llegar a casa, y lavar de inmediato la que traía puesta.
■ Prohibirel uso de zapatos en casa.
■ Reservar todos los platos, cubiertos y vasos estrictamente para su uso personal.
■ Lavar excesivamente las frutas y vegetales.
■ Sentir aprensión al entrar a la cocina o el baño.
■ Higienizar de manera constante cada rincón de la casa.
■ Lavarse las manos con mucha frecuencia, y bañarse varias veces al día.
■ Presentar dermatitis y resequedad en la piel, por el uso excesivo de jabones, productos de limpieza y gel antibacterial.
■ Cambiar la ropa de cama a diario, y las toallas después de cada baño.

Posibles complicaciones

Es común que la dinámica familiar se vea alterada, sobre todo cuando se acosa a los demás para que se ciñan a las reglas estrictas, sin tomar en cuenta que al prohibirles a los niños jugar en el jardín o en el suelo, se interfiere en su desarrollo. Al seguir el juego del misofóbico, no se le está ayudando.

¿Qué hacer?

Algunas personas niegan su condición, y quienes la admiten suelen considerar que lo que hacen está bienl. En cualquiera de los dos casos, resulta positivo buscar ayuda psicológica.

El tratamiento suele combinar fármacos para calmar la ansiedad y tratar la depresión (en los casos de baja autoestima), con terapia cognitiva y conductual, en la que se enfrenta al individuo con el objeto de su miedo.

loading...
Deseas apoyarnos

Saludnaturalybelleza.com es una comunidad que no tiene ánimo de lucro que se apoya en subvenciones y donaciones de personas como tú. Si todas las personas que leen donan unos dólares, obtendremos los fondos suficientes para seguir llevando alternativas naturales. Puede conocer más en:

consultas.bellezanatural@gmail.com

www.saludnaturalybelleza.com/donaciones.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *