Rutinas de belleza: Mascarillas

Las mascarillas son sustancias que se aplican sobre el rostro y el cuello con diversos fines cosméticos, en capas más o menos espesas. Éstas se dividen en varias clases:

Clasificación de las mascarillas
Mascarillas detergentes. Es el tipo más sencillo de máscara. Generalmente la sustancia básica de esta máscara, es la arcilla. Las mascarillas de “fango”, no son de fango auténtico como fueron las primeras que se usaron, y las cuales fueron desechadas por su suciedad, incomodidad y peligro de contaminación, sino que son elaboradas a base de compuestos artificiales de arcilla mezclada con lignito pardo, tierra negra de humo lavada y tamizadas y otras sustancias semejantes, todas absorbentes. De uso también muy antiguo es la máscara de parafina, cuyo empleo es agradable y limpio.

Las mascarillas más utilizadas porque convienen a toda clase de cutis son las preparadas a base de tierra arcillosa, bentonita o caolín.

También son fáciles de preparar las mascarillas de detergentes y calmantes. Como son alcalinas, se usan especialmente para cutis graso, aunque cabe aplicarlas a cualquier tipo de piel. Para pieles muy grasas y gruesas, suelen prepararse unas mascarillas a base de azufre.

Mascarillas astringentes, tónicas y tensoras o elastógenas. La acción de las mascarillas astringentes consiste en corregir transitoriamente la seborrea y la dilatación de los poros a base de combinarse con las proteínas cutáneas y obstruir el poro, al precipitarse. Se les ha atribuido también una acción contra las arrugas. No curan las arrugas, pero la acción tensora que producen disimula eficazmente, aunque temporal, las arrugas.

La diferencia que hay entre las mascarillas astringentes y las tónicas no es propiamente de calidad, sino de intensidad. Las tónicas ejercen una acción más tenue, más suave, pero del mismo signo.

Son de propiedades tensoras las mascarillas a base de barnices hidrosolubles, clara y yema de huevo, gomas, etc., siendo la más sencilla de ellas, la compuesta por clara de huevo. Las gomas, usadas directamente, constituyen mascarillas líquidas con propiedades tensoras.

Mascarillas blanqueadoras y abrillantadoras. Este tipo de mascarillas se utiliza cuando se quiere blanquear o aclarar la piel afectada por pecas o manchas debidas a causas diversas.

Los efectos blanqueadores se obtienen agregando a la base de las mascarillas sustancias oxidantes como ácido cítrico, ácido láctico, perborato de sodio, agua oxigenada, etc. El perborato de sodio es adecuado para pieles grasas.
Las mascarillas llamadas abrillantadoras son las preparadas a base de miel. La miel tiene propiedades blanqueadoras y proporciona cierta brillantez a la piel, además de ejercer una acción tónica fuerte y deshidrata las células cutáneas superficiales.

Mascarillas nutritivas. Este es un tratamiento adecuado para pieles en vías de envejecimiento, para prevenir arrugas o en estado de sequedad evidente, pues la acción que ejercen es la de lubricar la piel.

Para preparar dichas mascarillas lubricantes o nutritivas se añaden a la base lanolina, colesterina, lecitina de huevo o de soja, aceites vegetales, manteca de cacao, etc.

Para las pieles secas se usa mucho la llamada “máscara de aceite”, que se reduce a compresas empapadas en diversos aceites.

Mascarillas calmantes y refrescantes. Estas mascarillas se preparan con harinas, almidones, salvado, formando pastas con infusiones de manzanilla o tilo, con mucílagos de algas y gomas, con gelatina, con caseína y con diversos polvos.

Aplicación de las mascarilas según el tipo de cutis
Para la limpieza facial, las mascarillas deben emplearse según el tipo de piel, y siguiendo las leyes generales de la cosmética:

Mascarillas grasas para piel seca. También le favorecen a la piel seca las mascarillas nutritivas, las de arcillas con sustancias grasas, las de cremas de leche, de salvado y leche, y también la de parafina, si se tiene el cuidado de engrasar previamente la piel.

Mascarillas astringentes y desengrasantes para piel seborreica, especialmente la máscara a base de derivados del azufre y arcilla.

Mascarillas de arcilla, de salvado, de caseína van bien a la piel grasa. En las cutis normales se pueden alternar los diferentes tipos de mascarillas.

Conozca también
Recetas de mascarillas caseras

loading...
Deseas apoyarnos

Saludnaturalybelleza.com es una comunidad que no tiene ánimo de lucro que se apoya en subvenciones y donaciones de personas como tú. Si todas las personas que leen donan unos dólares, obtendremos los fondos suficientes para seguir llevando alternativas naturales. Puede conocer más en:

consultas.bellezanatural@gmail.com

www.saludnaturalybelleza.com/donaciones.html

1 Response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *