Cuidado con las infecciones durante el embarazo

Cuidado con las infecciones durante el embarazoConservar la salud siempre es importante especialmente durante el embarazo, ya que en el período de gestación,  además de la madre, se puede afectar el futuro desarrollo y crecimiento de su hijo.

En este sentido, las enfermedades infecciosas pueden ocasionar  un bajo peso del bebé al nacer, alteraciones en el desarrollo fetal, defectos de la audición, malformaciones congénitas, e incluso abortos espontáneos, de ahí la importancia vital de conocer las infecciones más peligrosas y las medidas de prevención para evitarlas.

Cómo se transmiten

Es trascendental conocer el mecanismo de transmisión de las enfermedades para saber qué medidas de prevención debemos tomar.

En el caso de transmisión por alimentos, es fundamental no consumir carnes crudas o insuficientemente cocinadas, no compartir cubiertos o vasos con otras personas y lavarse las manos con frecuencia.

Este el caso, por ejemplo de la listeriosis. Además, puede existir la vía denominada oral-fecal, o con animales domésticos como los gatos, de ahí la importancia de lavarse las manos. La más característica es la toxoplasmosis que, además de por la carne contaminada, se transmite por excrementos de gato.  La salmonelosis es el típico ejemplo de la vía oral-fecal, además de la hepatitis tipo A.

La vía respiratoria también es determinante en toda una serie de enfermedades que se contagian por el aire, como el estreptococo B, el citomegalovirus o la rubéola. Para estas enfermedades las medidas de prevención incluyen el no estar con posibles personas infectadas.

Cabe señalar las enfermedades de transmisión sexual, desde las clásicas como la sífilis o gonorrea, o virus tipo herpes o hepatitis B, e incluso el VIH o SIDA, hasta el citomegalovirus (infecta las células y hace que éstas se agranden) o el virus del papiloma humano.

Enfermedades infecciosas a prevenir en la gestación

Toxoplasmosis. Está causada por un parásito muy difundido, que sólo causa serios problemas en el embarazo o en enfermos con bajas defensas. Tiene un adecuado tratamiento, pero es trascendental diagnosticarlo a tiempo, pues la infección en el embarazo puede dar lugar a malformaciones fetales e incluso un aborto espontáneo. Las medidas de prevención son altamente eficaces, empezando por un buen lavado de manos, cocinar adecuadamente las carnes o evitar las carnes crudas, y prescindir del contacto con gatos y sus excrementos en este período.

Citomegalovirus. Es la causa más frecuente y también la más desconocida de las infecciones en el embarazo. Produce alteraciones fetales, que van desde el bajo peso, alteraciones auditivas y visuales, discapacidades mentales, a abortos espontáneos. Se transmite por líquidos corporales, por lo que las medidas de prevención, también muy eficaces, incluyen evitar el contacto con niños pequeños o bebés, no tocar fluidos corporales, lavarse las manos eficazmente con agua y jabón, y no compartir bebidas y vasos, alimentos o utensilios con personas enfermas. También se puede transmitir por relaciones sexuales, por lo que se debe utilizar protección en las mismas.

Estreptococo tipo B. Esta infección es un caso especial, pues se transmite al niño en el momento del nacimiento, y aunque la madre puede ser portadora, sin sufrir la enfermedad, en un bebé contagiado le puede producir una infección con cuadros muy severos de neumonía o meningitis que le pueden llegar a causar la muerte. Si hemos padecido una infección banal de garganta durante la gestación y no ha sido tratada, o tenemos dudas, se puede realizar una determinación de anticuerpos en el último mes de embarazo, por si es el caso dar quimioprofilaxis antibiótica en el parto y evitar la infección en el recién nacido.

Listeriosis. Es una enfermedad grave, de alta probabilidad de contagio en el embarazo. Se transmite al comer alimentos contaminados. Produce una infección grave en el feto, llegando a provocar la muerte de éste, un aborto espontáneo, o infecciones graves en el recién nacido. Se trata con antibióticos, pero la forma más eficaz de prevención es limpiar bien los alimentos y cocinarlos adecuadamente.

Rubéola. Aunque en España se ha vacunado, y se sigue vacunando sistemáticamente de rubéola a las niñas, esta infección exantemática (con erupciones cutáneas), leve si no existe embarazo, puede provocar graves malformaciones fetales si se contagia a una embarazada. Por eso, de rutina a éstas se les realiza una prueba de inmunidad, aunque en el caso de no haberla padecido no está recomendada la vacunación en el embarazo. Como prevención: no te expongas a las personas contagiadas.

Varicela. Al igual que la rubéola, su vacunación confiere inmunidad como si la hubiésemos padecido de niños. El problema en el embarazo, es que en madres no inmunizadas puede dar lugar también a cuadros graves, dependiendo del período en que se vea afectada, pero sobre todo si se produce la infección próxima al parto, en que el niño puede nacer con la enfermedad.

Recomendaciones

Existen otras muchas enfermedades, pero la sistemática de prevención es similar para todas, por lo que se puede establecer una serie de recomendaciones preventivas que son altamente eficaces.

Administrar de forma adecuada  el calendario vacunal completo durante la infancia y adolescencia, que debe incluir rubéola, hepatitis B y virus del papiloma humano.

Extremar la higiene de nuestras manos con lavados frecuentes y eficaces con agua y jabón.

Evitar el contacto con fluidos corporales o acercamientos con besos a personas posiblemente expuestas.

Lavar bien los alimentos y evitar la leche y sus derivados sin pasteurizar.

Cocinar adecuadamente sobre todo la carne.

No compartir utensilios o vasos con niños pequeños.

Mantenerse alejada de animales domésticos como los gatos y roedores como los hámsteres.

Acudir a las revisiones protocolizadas en el embarazo donde van a determinar la posibilidad de ciertas infecciones y poner el tratamiento si fuera preciso.

Acudir inmediatamente al médico en caso de haber tenido contacto con alguna persona enferma para determinar el riesgo de contagio.

Utilizar mecanismos de protección como el preservativo en las relaciones sexuales, pero sabiendo que no son eficaces al cien por cien, por lo que sería mejor en el embarazo no tener relaciones sexuales con personas de las que desconozcamos su estado de salud.

loading...
Deseas apoyarnos

Saludnaturalybelleza.com es una comunidad que no tiene ánimo de lucro que se apoya en subvenciones y donaciones de personas como tú. Si todas las personas que leen donan unos dólares, obtendremos los fondos suficientes para seguir llevando alternativas naturales. Puede conocer más en:

consultas.bellezanatural@gmail.com

www.saludnaturalybelleza.com/donaciones.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *