Remedios para la hepatitis y otros tratamientos

hepatitisSi, de pronto, siente cansancio, náuseas, fiebre, pérdida del apetito y dolor de estómago y después de una o dos semanas la piel y el blanco de los ojos se les pone amarilla (ictericia),  es probable es que tenga, efectivamente, hepatitis.

Ante esta situación, es importante acudir al médico de forma inmediata. 

Sin embargo, surgen las siguientes preguntas ¿Qué es la hepatitis? ¿Qué tratamiento se recibirá?

 

Hepatitis ¿En qué consiste?

El hígado ayuda al organismo a digerir los alimentos, ya que produce la bilis, que descompone las grasas en el intestino delgado durante la digestión.

Adicionalmente, se encarga de almacenar la energía y eliminar las toxinas. Cuando este órgano se inflama por hepatitis, no puede llevar a cabo sus funciones de manera óptima.

La hepatitis es una enfermedad inflamatoria que afecta directamente al hígado. Puede producirse por virus o bacterias; por anticuerpos; por el consumo de alcohol o fármacos, y por transmisión sexual.

Cuando se trata de hepatitis viral, esta se produce por un virus. Entre los más comunes y conocidos están el de la hepatitis A, B y C. Sin embargo, señala que también existe el virus de la Hepatitis D y E, pero se presenta en menor frecuencia.

Cada virus de la enfermedad se contagia de forma distinta. La hepatitis A se transmite por vía fecal-oral, mientras que los virus de la B pueden ser contagiados por una madre a su niño durante el parto, ya que hay contacto directo con sangre y fluidos del cuerpo humano. La C se transmite por vía sexual, a través de transfusiones de sangre y uso de drogas intravenosas.

Se asegura que la Hepatitis A tiene un curso autolimitado, por lo que con el debido control y tratamiento puede controlarse para evitar males mayores. Las hepatitis C y B, por el contrario, pueden mantener una inflamación prolongada en el hígado, que en ocasiones desencadenan el desarrollo de cirrosis hepática o cáncer de hígado.

 

Remedios caseros

Remedio para la hepatitis #1: Aplicar arcilla fría o templada (de acuerdo con la tolerancia del afectado) dos veces al día, ya sea en forma de cataplasmas, emplastes o compresas.

Remedio para la hepatitis #2:  Tomar infusiones de tomillo para desintoxicar el hígado.

Remedio para la hepatitis #3: Realizar infusiones de diente de león y tomarlo 2 veces al día.

Remedio para la hepatitis #4: Preparar ensaladas con alcachofas y consumirlas de 2 a 3 veces al día.

Remedio para la hepatitis #5: Consumir infusiones de cardo mariano 2 veces al día.

Conoce más remedios para la hepatitis que son caseros y naturales

 

Tratamiento médico

■ Hepatitis A. Muchas veces se instala en el paciente y no presenta síntomas, por lo que puede llegar a curarse con la actuación del sistema inmunológico del organismo. Cuando el individuo presenta coloración amarilla en los ojos, por ejemplo, debe haber una atención enfocada en mantener la hidratación adecuada, y también vigilar en todo momento que no se presente ninguna complicación lamentable.

■ Hepatitis B. Cuando se torna crónica, situación que ocurre en menos del 10% de los casos, es necesario brindarle al paciente un tratamiento de por vida, con pastillas o inyecciones.

■ Hepatitis C. Existe un tratamiento combinado con inyecciones y pastillas, que tiene un tiempo de duración de 24 a 48 semanas.

 

Recomendaciones

En el caso de la hepatitis A es muy importante cuidar todo lo relacionado a la higiene diaria, ya que puede transmitirse por alimentos que hayan sido lavados con agua contaminada, por estornudos o contacto con personas que porten el virus. Se recomienda evitar condiciones de hacinamiento e insalubridad.

La hepatitis B y C, por su parte, se previenen usando protección a la hora de tener relaciones sexuales, y evitando transfusiones que no tengan estrictos controles higiénicos. No se deben realizar cirugías menores, tatuajes o piercings, en centros que no estén debidamente certificados por el órgano de salud correspondiente.

Las personas que puedan tener contacto con individuos portadores del virus de la hepatitis A deben vacunarse. En el caso de la tipo B, se aplica a los bebés recién nacidos, personas con diálisis, enfermos renales, portadores del virus del Sida, e individuos que hayan estado en contacto con sus portadores. No existe aún vacuna contra la C.

Los pacientes que han sido diagnosticados con este padecimiento, cualquiera que sea su tipo, tienen la posibilidad de unirse a grupos de apoyo con personas que tienen la misma condición. Entre ellos se genera un encuentro para compartir las últimas novedades en tratamientos y para enfrentar enfermedad de una forma más optimista.

.

Conozca también

Vitaminas y minerales ayudan a la pronta curación de la hepatitis

Dieta para la hepatitis

Remedios para la cirrosis hepática

Remedios para el hígado perezoso o lento

¿Cómo desintoxicar el organismo?

remedios populares

loading...
Deseas apoyarnos

Saludnaturalybelleza.com es una comunidad que no tiene ánimo de lucro que se apoya en subvenciones y donaciones de personas como tú. Si todas las personas que leen donan unos dólares, obtendremos los fondos suficientes para seguir llevando alternativas naturales. Puede conocer más en:

consultas.bellezanatural@gmail.com

www.saludnaturalybelleza.com/donaciones.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *