Conoce los riesgos al hacer ejercicio y cómo evitarlos

riesgos al hacer ejercicioMuchas personas desean iniciar un programa de ejercicio con el fin de adelgazar o mantenerse en forma.

Sin embargo, es importante saber que los ejercicios físicos pueden conllevar riesgos en su ejecución, aunque usualmente se pueden evitar o tratar debidamente.

A continuación,, se describen los riesgos más comunes al hacer ejercicio y cómo evitarlos:

Los riesgos más comunes y cómo evitarlos

Lesiones en los músculos y las articulaciones. Estas lesiones se producen igualmente porque la persona ha estado realizando ejercicios demasiado fuertes por un tiempo excesivo, especialmente si se había mantenido inactiva por un tiempo prolongado.

Sin embargo, la mayoría de las lesiones se pueden prevenir si los ejercicios se hacen de una manera gradual, prestando atención a los primeros dolores de advertencia. Lo mejor es cesar los ejercicios, si se sienten dolores de algún tipo.

Fatiga muscular y apoplejía. Aunque se producen en raras ocasiones, si no se toma las debidas precauciones existe la posibilidad de que sufra de fatiga muscular o, incluso, un ataque de apoplejía al practicar ejercicios en días de calor y mucha humedad. Los síntomas de la fatiga muscular incluyen una temperatura corporal más baja de lo normal, dolores de cabeza, náuseas, confusión mental.

Los del ataque de apoplejía —el cual ya es una cuestión más seria— son también mareos, dolores de cabeza, sed, náuseas y calambres musculares. Pero hay dos síntomas adicionales muy importantes que advierten la presencia de un ataque de apoplejía: 1) se cesa de sudar y 2) la temperatura corporal se hace excesivamente alta.

Para prevenir tanto la fatiga muscular como el ataque de apoplejía, debe tomarse suficiente líquido (ya sea agua o jugos de frutas) para reemplazar el perdido durante la práctica de ejercicios y prestar la debida atención a las primeras señales de advertencia.

Problemas cardíacos. Se han producido algunos casos de personas que han fallecido mientras practicaban ejercicios. Esto ocurre la mayoría de las veces en individuos que padecen del corazón y se esfuerzan en demasía. En las personas menores de 30 años, usualmente estos padecimientos o problemas del corazón se deben a trastornos cardíacos congénitos (que existen desde el nacimiento o antes del mismo).

En las personas de más de 40 años de edad, los trastornos cardíacos son frecuentemente resultado de la enfermedad de las arterias coronaria.

En ambos grupos, los fallecimientos han estado precedidos de ciertas señales de advertencia, tales como dolores o presión en el costado izquierdo o en el centro del pecho, en la parte izquierda del cuello, en el hombro o en el brazo. También pueden haber sufrido de mareos repentinos, desmayos, sudores fríos o palidez y excesiva falta de aliento. Si alguien padece de estos síntomas, ya sea que esté practicando ejercicios o no, debe ir inmediatamente a consultarse con su médico.

Algunos de los fallecimientos producidos durante la práctica de ejercicios no son resultado directo de los mismos. Una persona puede morir en cualquier instante y durante cualquier actividad mientras ingiere alimentos, está sentada e incluso mientras duerme.

Esto no significa necesariamente que la actividad en particular que estaba realizando fuera en verdad la causante de la muerte, sino que dos hechos se produjeron a un mismo tiempo.

Debe recordarse que una práctica excesiva de ejercicios no es saludable para nadie, y que particularmente es poco recomendable para quienes no tengan el hábito o para individuos de edad madura o avanzada. Para dichas personas, es de suma importancia que el programa de ejercicios que lleven a cabo esté configurado de modo gradual, para que éste les permita obtener el máximo de beneficios con un mínimo de riesgos.

Otros consejos a la hora de hacer ejercicio

Tome nota sobre las recomendaciones para que haga ejercicio segura y evite lesiones:

1. Inicie su programa de ejercicios (en el caso de que desee participar en una carrera) en un nivel en el que pueda correr la distancia que haga con un esfuerzo moderado, es decir, ni tan fácil que parezca un paseo por el malí, ni tan fuerte que le cueste mucho recuperar el aire o sienta fuertes dolores, y desde allí progrese a medida que vaya tolerando más el ejercicio; no más del 10% de aumento cada 10 días.

2. Utilice el calzado adecuado para la actividad, y si es necesario para su tipo de pie o pisada.

3. No se deje tentar por propagandas sobre un nuevo y mejor tipo de calzado si ya tiene uno que le queda cómodo para sus carreras. Si quiere probar el nuevo calzado, introduzca los cambios lentamente (o sea, reduzca las distancias o el tiempo de los entrenamientos).

Cuando debe consultarse al médico

Aunque es aconsejable que todo el que vaya a comenzar un plan de ejercicios consulte primero a su médico, ciertamente esto se hace imprescindible en cualquiera de estas situaciones:

• Si su médico le ha dicho que usted tiene una afección cardíaca, un soplo cardíaco o ya sufrió un ataque al corazón.

• Si con frecuencia sufre de dolores o presión en el área central o en el costado izquierdo del pecho, en el lado izquierdo del cuello, en el hombro o en el brazo durante la práctica de ejercicios o inmediatamente después de éstos.

• Si a menudo usted se desmaya o sufre de mareos.

• Si después de un ligero esfuerzo usted tiene mucha falta de aire.

• Si su médico le ha dicho que usted tiene la presión muy alta y fuera de control. Si usted no tiene la seguridad de tener la presión normal.

• Si su médico le dice que tiene algún problema de los huesos o de las articulaciones, tal como la artritis.

• Si usted ya tiene más de 60 años de edad y no tiene la costumbre de hacer ejercicios fuertes.

• Si en su historia familiar hay antecedentes de enfermedades prematuras de la coronaria.

• Si tiene alguna enfermedad, aunque no la hayamos mencionado, que pudiese necesitar cuidados especiales en el caso de que iniciara un régimen de ejercicios (por ejemplo, una persona diabética que dependa de la insulina).

adelgazar con salud

 

 

 

 

 

 

 

loading...
Deseas apoyarnos

Saludnaturalybelleza.com es una comunidad que no tiene ánimo de lucro que se apoya en subvenciones y donaciones de personas como tú. Si todas las personas que leen donan unos dólares, obtendremos los fondos suficientes para seguir llevando alternativas naturales. Puede conocer más en:

consultas.bellezanatural@gmail.com

www.saludnaturalybelleza.com/donaciones.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *