Remedios para los ataques de pánico

remedios ataque de pánicoUn ataque de pánico se define como una oleada súbita de angustia intensa y abrumadora de corta duración (la mayoría apenas unos minutos y muy pocos, más de una hora) que tiende a sobrevenir en lugares públicos, como un supermercado o un ascensor lleno de personas.

Los síntomas comienzan repentinamente e incluyen:
Sensación de no poder respirar
Presión en el pecho
Ritmo acelerado del corazón (Palpitaciones)
Mareos o náuseas
Manos temblorosas
Brotes de frío o calor
Sudor excesivo
Falta de equilibrio
Temblores, cosquilleo o adormecimiento de las extremidades

Es importante observar que, según estudios realizados, algunas personas aparentemente heredan una susceptibilidad a estos ataques Igualmente, por motivos que los científicos desconocen, el pánico es más común en las mujeres que en los hombres.

 

Remedios caseros

Remedio para el pánico #1 Colocar dos o tres gotas de esencia de salvia silvestre en un bol con agua hirviendo e inhalar o añadir un poco al agua del baño. También se puede poner de cuatro a seis gotas en un pañuelo cuando va a salir e inhalar cuando se sienta particularmente tenso. Este remedio es relajante, eleva el ánimo y combate este tipo de ataque.

Remedio para el pánico #2 Verter dos cucharadas de pasionaria y una de raíz de valeriana en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Tomar una taza de esta infusión antes de dormir el cual tiene un efecto tranquilizador.

Remedio para el pánico #3 Verter 20 gotas de aceite de manzanilla, 10 gotas de aceite de geranio, 15 gotas de aceite de lavanda, 5 gotas de aceite de ilang-ilang y 10 gotas de aceite de amaro en un recipiente pequeño de vidrio con tapa de cerrado hermético y mezclar. Adicionar una porción de este remedio a un difusor o lámpara, según se requiera.

¿Quieres conocer más remedios naturales para los ataques de pánico?

 

Recomendaciones preventivas

Consultar con un médico si no se está seguro que se sufre de ataques de pánico, ya que ciertos tratamientos médicos producen síntomas parecidos. Igualmente para descartar problemas cardiacos.

Realizar ejercicio Según investigaciones, el ejercicio puede ser muy útil, distrayendo la mente y aliviando el estrés mental. También aumenta si flujo de sangre al cerebro. Los estudios han demostrado que trotar durante 30 minutos tres veces a la semana resulta muy beneficioso si se tiene ataques de pánico.

Evitar el consumo de comida chatarra y el azúcar y preferir la ingesta de cereales integrales, verduras, frutas, carnes sin grasa y productos lácteos de bajo contenido graso y pescado. En este sentido, se ha descubierto que el aminoácido triptófano alivia la ansiedad, y sus fuentes naturales son el pavo, el pollo, el pescado, las arvejas, las nueces y la mantequilla de maní. Si es posible se puede consumir con carbohidratos como las patatas, las pastas o el arroz, que facilitan la absorción del triptófano en el cerebro lo cual resultaría mucho mejor.

Practicar un ejercicio de relajación cuando sale de casa. A continuación se presenta un ejemplo de técnica de relajación que se puede practicar en los momentos que se sale del hogar.
– Párese lo más cómodo y relajado que pueda.
– Respire profundo contando hasta cinco y luego exhale lentamente.
– Mentalmente diga a todos los músculos que se relajen.
– Repita esto dos o tres veces hasta que se sienta relajada.
– Imagínese en una situación placentera, como estar caminando por una playa o sentada en un hermoso jardín.

Otro ejercicio de relajación consiste en cerrar el puño derecho. Mantenerlo firmemente apretado alrededor de diez segundos, después relajarlo y dejarlo inerte. Repetir, pero ahora, con la mano izquierda y, después, con las dos al mismo tiempo. A continuación, doblar los codos y tensar sus brazos. Después relajarlos y dejarlos colgando inertes a su lado.

Para continuar, tensar y luego relajar los hombros y el cuello; arrugar y posteriormente relajar la frente y el ceño; cerrar los ojos apretándolos y tensar la quijada, relajarse. Proseguir, tensar y relajar el estómago, la parte baja de la espalda, los dos muslos, los glúteos, las dos pantorrillas y los dos pies. El proceso entero debe tomarle alrededor de diez minutos. Llevar a cabo estos ejercicios unas dos veces al día.

 

Recomendaciones cuando se está sufriendo un ataque de pánico

En caso de estar con hiperventilación (respirando rápida y superficialmente), es necesario cubrir la boca y nariz con una pequeña bolsa de papel y respirar dentro de ella por unos minutos. Pronto se sentirá mucho más tranquilo.

Durante un ataque, es importante concentrarse lo más que se pueda en algo que se puede ver, como un dibujo en la alfombra o un cuadro en la pared. Igualmente, necesario es tratar de continuar con lo que estaba haciendo, pero hacerlo con calma.

También se debe tratar de hablar con uno mismo (terapia conductual cognoscitiva) lo cual servirá para ganarle la batalla a la angustia. Investigadores suecos reportaron un notable éxito después de enseñar esta técnica a personas propensas a los ataques de pánico. Después del tratamiento casi todas habían dejado de sentir miedo.

Si, a pesar de todo lo anteriormente expuesto, continúan los ataques, resulta conveniente recibir orientación profesional Podría ser una manera de redescubrir recursos internos que quizás se haya olvidado que se posee debido a la ansiedad actual.

loading...
Deseas apoyarnos

Saludnaturalybelleza.com es una comunidad que no tiene ánimo de lucro que se apoya en subvenciones y donaciones de personas como tú. Si todas las personas que leen donan unos dólares, obtendremos los fondos suficientes para seguir llevando alternativas naturales. Puede conocer más en:

consultas.bellezanatural@gmail.com

www.saludnaturalybelleza.com/donaciones.html

1 Response

  1. Eleonora Koning dice:

    Una forma de combatir los ataques de pánico es la TCC Terapia Cognitivo Comportamental que se encuentra validad como método eficaz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *